Necochea

Inquieta a la CGT primer semestre sin paritarias desde 2004


El Consejo Directivo de la central tendrá el jueves otro encuentro virtual. Construcción y Camioneros, entre los pocos gremios que negocian sueldos.





La CGT se reunirá este jueves para debatir el panorama del mercado laboral a la luz de la cuarentena y, sobre todo, las alternativas frente al mayor período sin discusiones paritarias desde 2004. Con apenas un puñado de gremios que pudo actualizar sus escalas salariales en el primer trimestre o que abrió negociaciones para hacerlo, y la preocupación de la totalidad enfocada en la salvaguarda de los puestos de trabajo y en el pago de los sueldos de junio, el Consejo Directivo de la central sindical volverá a encontrarse por teleconferencia. Tras el aumento de emergencia de $4.000 que decretó en el arranque de su gestión, el Gobierno no tiene previsto otro auxilio que no esté relacionado con el sostén de empresas y puestos de trabajo.

El encuentro promete desarrollarse en un momento de incertidumbre máxima para el sindicalismo: mientras se cumplen tres meses de aislamiento social, preventivo y obligatorio, sin un horizonte concreto de levantamiento de las restricciones para las actividades económicas, con un inminente rediseño de los subsidios salariales ATP (una porción podría pasar a ser préstamos) para los pagos de este mes, y con cumplimientos sólo parciales del Gobierno a sus promesas de compensación financiera para las obras sociales frente a la caída de sus recaudaciones de aportes y contribuciones.

Un relevamiento de Ambito financiero constató la parálisis de la ronda de paritarias, que a esta altura del año suele estar prácticamente resuelta. Las excepciones son algunos sindicatos estatales que, basados en la estabilidad propia del rubro, plantearon la necesidad de actualizaciones salariales incluso en medio de la pandemia. También la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), cuyo secretario general, Gerardo Martínez, admitió que “la situación es complicada” pero aun así se declaró “optimista en llegar a un acuerdo” con la Cámara de la Construcción, y el sindicato de Camioneros, que aspira al menos al pago de una suma fija o a una exención del impuesto a las Ganancias para todo el rubro.

Por caso, gremios que cada año dan los primeros pasos para discutir escalas salariales y fijar eventuales pautas de aumentos están más ocupados en administrar suspensiones con reducción de ingresos a cambio de estabilidad laboral. Son los casos de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) o Comercio, que apenas alcanzaron a completar en el primer trimestre las revisiones pendientes de sus paritarias 2019 y luego integraron el lote que inauguró los licenciamientos bajo el paraguas del convenio marco entre la CGT y la Unión Industrial (UIA).

Los sindicatos docentes, en tanto, pactaron días atrás nuevas condiciones laborales y avanzaron con la regulación del trabajo a distancia, un foco primordial de atención en la cuarentena y que será motivo de discusión en los próximos días a instancias del proyecto del Gobierno para reglamentar el teletrabajo. A los gremios estatales el Gobierno les pidió también limitar las discusiones a tópicos sin impacto financiero como la carrera administrativa y los mecanismos de nombramiento.

En el deshabitado bloque de organizaciones con paritarias renovadas este año se encuentran apenas la federación de Aceiteros (Ftciodyara), con un incremento de 25% pactado el 30 de abril pasado, y el sindicato de entidades civiles y deportivas (Utedyc), que acordó una suba de 20% por siete meses.

Además del tópico salarial en la reunión del jueves la CGT podrá debatir los cumplimientos a medias del Gobierno en materia de obras sociales. Hasta ahora, de la promesa de compensar la caída de recaudación de las prestadoras se tradujo en el uso de un fondo de emergencia propio del sistema para desembolsar $1.250 millones contra la pérdida de ingresos de marzo. Y algo similar se prevé que ocurrirá con los de abril, con una merma de $1.400 millones.

Pero aún está pendiente el decreto de necesidad y urgencia (DNU) que les prometió a los gremialistas el ministro de Salud, Ginés González García, para que la compensación se produjera con aportes del Tesoro. En la CGT advierten que la caída de recursos del sistema, que en meses promedio recauda cerca de 32 mil millones de pesos, se percibirá con fuerza hacia agosto o septiembre dado que una crisis como la derivada del coronavirus puede tardar un cuatrimestre en reflejarse en las cuentas.

Publicar un comentario

0 Comentarios