Necochea

¿La pelea del año? Esnaola Vs. Zubillaga, un adelanto del debate electoral

Lejos de las necesidades de Necochea y su gente la discusión política de la semana se centró en la pelea de gallitos entre el presidente del comité de distrito de la Unión Cívica Radical, Alberto Esnaola y el concejal oficialista Bartolomé Zubillaga. El radical lo bajó al barro en un comunicado de prensa partidario poniendo en duda el historial médico de Zubillaga, dando a entender que el edil mintió en el formulario de vacunación contra el Covid, mismo pecadillo del que fue acusada la edil Felicitas Cabretón y en ese punto se desató una disputa mediática digna de un culebrón de TV.

La riña llegó incluso al recinto del Concejo Deliberante y ocupó gran parte de la sexta sesión ordinaria. Zubillaga aprovechó la pantalla que brinda una sesión para despacharse y hacer su descargo por los agravios recibidos. El concejal de Nueva Necochea cometió un error imperdonable: bajó de un hondazo el ego del ex funcionario radical afirmando que Esnaola es un desconocido.

En medio de la emergencia sanitaria con 174 vecinos fallecidos a causa de Covid-19 y el sector de cuidados críticos con una ocupación del 100 por ciento los protagonistas de esta pelea por ver quien mea más lejos, hicieron partícipes a toda la población de sus diferencias. 

Haciendo gala de una violencia verbal y dichos discriminatorios altamente repudiables, Esnaola trató de "gordito simpático" a Zubillaga y lo "gastó" haciendo referencia a la posibilidad de que el edil sufriera de bullying durante su infancia. Un golpe vil y rastrero propinado por quien pretende volver a ocupar una banca en el Concejo Deliberante y guía los destinos de la Unión Cívica Radical local cuya profesión de fe doctrinaria expresamente declara que "las expresiones de agravio o menoscabo a la idoneidad, prestigio, conducta o moralidad de los afiliados, siempre que sean debidamente comprobadas, constituyen una falta ética grave".

Acción y reacción

Bartolomé Zubillaga le devolvió el golpe. Carta abierta mediante declaró que se siente en la obligación de dirigirse a los vecinos de Necochea "para alertarlos sobre ciertas maniobras que entiendo tienen como fin perpetuar situaciones que nos llevaron a vivir continuas crisis que le hicieron mucho daño a nuestra comunidad". 

Pegándole otro derechazo al ego de Esnaola, Zubillaga disparó que "lo único que tiene para visibilizarse es el ataque mediático e infundado a una persona reconocida en la comunidad, viejo truco de quien nada valioso en lo personal tiene para mostrar, tan obvio que sólo menosprecia la inteligencia de las personas de bien".

Para el edil, el ataque responde a una estrategia que tiene como objetivo que aquel vecino independiente, que quiera dedicarse a la política, no lo intente, ya que si lo hace recibirá este tipo de trato: "mentiras sobre su integridad y agravios sobre su físico. Este accionar busca que la cofradía de la vieja política necochense no tenga una competencia que nos libre de ellos".

"Sin querer queriendo" Zubillaga coincidió con gran parte de los afiliados radicales que reclaman un recambio dirigencial que deje afuera a la "generación 83'" y a su descendencia: "el mensaje es claro, los futuros candidatos deben ser parte de esta “casta” formada por “políticos profesionales”, sin mérito personales, no hay lugar ni para vecinos comprometidos, ni para empresarios, ni para emprendedores, para nadie que quiera colaborar a mejorar la situación de la ciudad, porque si lo hace se expone a ser vilipendiado en las redes sociales".

El muerto se asusta del degollado

En medio de insultos, dichos discriminatorios y violentos, "Beto" Esnaola plantea una cuestión que merece ser aclarada; pretende saber si Zubillaga "ya normalizó el juicio que le inició la Municipalidad por deudas cuyo capital a diciembre de 2016 era de 530.019,56 pesos. Equivalía a 34 mil dólares en diciembre de 2016 y hoy a 3.500 dólares".

Irónicamente, cuidar los recursos públicos es una buena iniciativa por parte de un dirigente político que desde sus épocas de estudiante en La Plata en la década de los 80' vive de la teta del Estado. Actualmente figura como asesor en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires desde el año 2019.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Jose María Martoccia26 de junio de 2021, 8:32

    Cómo decía Martín Fierro, cuando los hermanos se pelean . . . Los úncos que aplauden y se restregan las manos viendo un triunfo, son los corruptos kirchneristas

    ResponderEliminar