Necochea

Maira Ledesma, la soledad y el abandono de una víctima de violencia de género

¿Ni una menos?? Si, de palabra y para la foto. Maira Ledesma es otra victima de violencia. El 18 de febrero de 2018 su pareja, un subinspector de la policía, junto a otras dos personas le propinaron una feroz paliza cuyas secuelas todavía se hacen sentir. La causa está caratulada como lesiones leves.

Ese día Maira llegó a su casa y su pareja, que llevaba unos días agresivo y amenazándola, había perdido el celular en su casa y lo estaba buscando. La culpaba a ella de haberlo escondido, mientras lo buscaba llegaron la hermana y su pareja y en ese momento se desató el infierno.

En la vereda de su casa, su ex cuñada la agarró de los pelos mientras su pareja, Matias Fernandez la tiró al piso lastimando sus rodillas, en ese momento el oficial de policía la mete a la casa de los pelos y los dos hombres la agarraron a patadas.

La tiran en un sillón, en el que estaba su hijita de tan solo dos años, y comienzan a insultarla, a amenazarla de muerte y a golpearla entre los tres. Maira solo atinó a proteger con su cuerpo a su hija.

 Las heridas y los golpes de ese día le provocaron daños que aún hoy tienen secuelas, la más dolorosa es que no puede levantar a su niña en brazos y su actividad diaria se ve limitada por los dolores que aún siente en sus rodillas, costillas y piernas. 

Matías Fernández, peluquero de profesión, practica Kickboxing, hoy es el único imputado y es quien más daño le causó. 

El abandono a la víctima

La propaganda dice que no vas a estar sola, que el sistema te acompaña, que los organismos estatales y las cientos de organizaciones políticas y no gubernamentales, las militantes de redes sociales que portan carteles de "Ni una menos", "Vivas y libres nos queremos", las políticas que se embanderan en la causa del feminismo, el repudio a los actos de violencia contra la mujer y los discursos de campaña, van a acompañar y asesorar a la víctima, pero en la práctica nada de eso es verdad.

Maira no cuenta con los recursos para pagar un abogado que siga su causa, que aporte a la investigación de la justicia, que acelere los tiempos, que exija pericias, o que pida un cambio de carátula y aunque la nueva legislación indica que la víctima debe ser parte de la causa, que tiene derecho a ser asesorada, que en fiscalía se creó un centro de atención a la víctima, eso no ocurrió en su caso. 

Tampoco logró que los organismos que se embanderan en la causa contra la violencia de género la acompañen en el proceso y le brinden asistencia legal.

La falta de empatía de la justicia, hace que la víctima cargue con sus dolores, sus heridas, sus miedos, su humillación y fantasmas y se vea obligada a golpear puertas, a preguntar, a exigir, a disimular las frustraciones y a tragarse las lágrimas cuando no hay respuesta y el tiempo pasa sin que los culpables reciban su castigo. Desde la soberbia, la justicia subida a un pedestal hace sentir a esa víctima que reclama que se la tenga en cuenta, que quiere saber que pasa, en que estado se encuentra su causa, si hubo avances, si puede aportar algo más, que molesta, que no deja a los que saben hacer su trabajo.

Este viernes después de 3 años y medio de iniciada la causa por primera vez Maira Ledesma se va a sentar frente a frente con el fiscal de la causa, Guillermo Sabatini, que le va a explicar porqué su agresor está imputado por lesiones leves cuando ella acarrea secuelas de esa noche de terror. 

 

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Al dia de la fecha no tengo notificacion del juicio q se llevará a cabo una vergüenza la verdad la ufi 3 y la ufi 10 dejan q desear. Son los q deben hacer justicia y son los responsables d q esto quede en algo asi nomas. Al dia d hoy sigo c kinesiología y trátamientos. Soy maira

    ResponderEliminar