Necochea

Practica Kickboxing, casi la mata a golpes, lo denunció y escrachó y el le hace juicio por calumnias e injurias


 El 18 de febrero de 2018 la vida cambió para Maira Ledesma. Su pareja, un subinspector de la policía, junto a otras dos personas le propinaron una feroz paliza cuyas secuelas todavía se hacen sentir. La causa está caratulada como lesiones leves y el juicio está próximo a comenzar.

De esas tres personas, solo Matías Fernández, un kickboxer amateur, es quien continúa imputado. Según el relato de Maira es quien más la golpeó y al día de hoy todavía arrastra en su cuerpo las secuelas de ese día. 

La propaganda dice que no vas a estar sola, que el sistema te acompaña, que los organismos estatales y las cientos de organizaciones políticas y no gubernamentales, las militantes de redes sociales que portan carteles de "Ni una menos", "Vivas y libres nos queremos", las políticas que se embanderan en la causa del feminismo, el repudio a los actos de violencia contra la mujer y los discursos de campaña, van a acompañar y asesorar a la víctima, pero en la práctica nada de eso es verdad.

Maira pasó en soledad todo el proceso. La falta de empatía de la justicia, hace que la víctima cargue con sus dolores, sus heridas, sus miedos, su humillación y fantasmas y se vea obligada a golpear puertas, a preguntar, a exigir, a disimular las frustraciones y a tragarse las lágrimas cuando no hay respuesta y el tiempo pasa sin que los culpables reciban su castigo. 

Desde la soberbia, la justicia subida a un pedestal hace sentir a esa víctima que reclama que se la tenga en cuenta, que quiere saber que pasa, en que estado se encuentra su causa, si hubo avances, si puede aportar algo más, que molesta, que no deja a los que saben hacer su trabajo.

Ante la indolencia e indiferencia de la justicia, decidió hacer público por las redes lo que le pasó, cómo la justicia la ignoró, cómo fue invisibilizada durante todo el proceso re-victimizándola una y otra vez. Su agresor, Matías Fernandez la denunció por calumnias e injurias.

La escueta cédula de notificación que recibió en su domicilio reza "por disposición de S.S Dr. Ernesto Juliano, titular del juzgado en lo Correccional N°1 en los autos caratulados "Fernandez Matias Emiliano  sobre querella por calumnias e injurias sobre Ledesma Maira Silvina". Expediente 14091.

Se le notificó que el 15 de septiembre tiene que presentarse en la comisaría de Lobería para una audiencia virtual. A su agresor le dan beneficios que ella no recibió. En esta oportunidad será asesorada por la Defensoría Pública. 

¿Esta la justicia capacitada para actuar sobre violencia de género?

La Ley Micaela fue promulgada el 10 de enero de 2019. Establece la capacitación obligatoria en género y violencia de género para todas las personas que se desempeñan en la función pública, en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación. Se llama así en conmemoración de Micaela García, una joven entrerriana de 21 años, militante del Movimiento Evita, que fue víctima de femicidio en manos de Sebastián Wagner.

La Ley 27.499 propone la implementación  de procesos de formación integral para la adquisición de herramientas que permitan identificar las desigualdades de género y elaborar estrategias para su erradicación.

Se supone, en el texto y la teoría que se busca trabajar en articulación con todos los organismos alcanzados por la ley en coordinar contenidos, metodología y procedimientos de evaluación y seguimiento del impacto de su implementación en cada ministerio y dependencia del Estado argentino. Pero a pesar de las buenas intenciones, las víctimas de violencia de género aún están solas y a la deriva en procesos judiciales que las excluye aunque tengan que ver con su vida (o su muerte). 

La denuncia del agresor contra su víctima 👇👇👇👇

Publicar un comentario

0 Comentarios