Express

[Cortitas] [bleft]

Política

[Politica][bsummary]

La inoperancia del presidente de Puerto Quequén provocó el enojo de Arturo Rojas

 


En noviembre del 2020 sorprendió al arco político la designación del "foráneo" Jorge Alvaro al mando de Puerto Quequén. Oriundo de Azul, exdiputado nacional con domicilio en la provincia de Mendoza, del riñón de "La Cámpora", amigo personal y compañero de militancia de Néstor y Cristina Kirchner en sus épocas de estudiantes como principal y único capital político.

Pero como dicen las abuelas (o por lo menos la mía) "lo que fácil viene, fácil se va" y según trascendió en los últimos días, "Pampa" Alvaro tendría los días contados al frente del CGPQ. Las continuas denuncias de los vecinos por contaminación, más al avance de las empresas multinacionales que se apropiaron del puerto sin que medie control o freno del Estado provincial debido a la pasividad de su máxima autoridad, sumado a una fuerte conflictividad gremial que provoca frecuentes medidas de fuerza paralizando la actividad portuaria, encendieron las alarmas del gobernador Axel Kicillof.


Bajo el mando de Jorge Alvaro también se dejó de lado el programa "Puerto-Ciudad", que invertía parte de los excedentes en las ganancias de Puerto Quequén en obras para la ciudad. Fue un programa novedoso en la relación entre el puerto y el núcleo urbano Necochea-Quequén, creado para que  la ciudad funcione en armonía con el puerto operando a través de la cultura, deporte, educación, turismo, urbanismo, naturaleza y responsabilidad social empresaria.


A través de este programa se gestionó una donación al municipio los fondos para cambiar el techo del hospital Irurzun de Quequén durante la gestión de Facundo López (que dicho sea de paso desaparecieron por arte de magia), se asfaltaron los accesos a escuelas y hospitales, se intervinieron sectores aledaños al puerto transformándolo en un paseo turístico con feria de gastronomía incluida.


Paulatinamente Jorge Alvaro se desentendió del tema y lo que fue un innovador paseo que unía el puerto con la villa balnearia hoy es un sector abandonado, sucio, sin iluminación ni mantenimiento. 


El presidente del CGPQ, redujo el programa a una serie de anuncios de prensa altisonantes que al igual que al personaje de la fábula "Pedrito y el lobo" ya nadie le cree. En una semana anunció el regreso del tren de carga y el inminente inicio de obra del Puente Ezcurra. 


Puerto de alta conflictividad gremial


La últimas gestiones de Puerto Quequén, a excepción de la actual, pusieron especial énfasis en terminar con los parates impuestos por conflictos gremiales y se dio un lugar preponderante a la conformación de la Mesa Sindical Marítima Portuaria que estaba integrada por los principales gremios que operan en Puerto Quequén como SUPA, SOMU, Personal Terminal Quequén, Aceiteros, SUPARA, APDFA, Alimentación, SEAMARA, etcétera.


En lo que va del año Alvaro no pudo capear conflictos gremiales con URGARA, transportistas y en el transcurso de la próxima semana está previsto una nueva medida de fuerza con afiliados de la Unión Ferroviaria que reclaman una recomposición salarial.


El enojo de Arturo Rojas


Si algo le faltaba a "Pampa" es que se le chifle el moño al intendente Arturo Rojas, su antecesor al frente de Puerto Quequén, que cansado de los trastornos que provoca la inoperancia del mandamás de la estación marítima, le fue con el cuento al gobernador de la provincia.


En diálogo con un medio colega (FM Vinilo 103.5 MHz), Rojas admitió que "lo vamos a hablar con el gobernador, porque la situación no da para más, hay una inactividad permanente y eso termina perjudicando al municipio”.


Vale resaltar que al asumir la intendencia, Arturo Rojas obtuvo la promesa de Axel Kicillof de continuar con el programa "Puerto-Ciudad" y el acompañamiento de Puerto Quequén a la municipalidad, sin embargo el desinterés de Jorge Alvaro perjudica al vecino: “ya ni siquiera es que el Puerto acompaña a la ciudad, como lo veníamos haciendo con las instituciones, con el calado, con inversiones, con todo lo que se hizo en términos de gestión”.


“Hoy, no solo que eso está paralizado, sino que le termina causando perjuicios al municipio. No solo no hay acompañamiento, sino ni siquiera limpieza, y no se puede continuar de esta manera” sostuvo el jefe comunal, al tiempo que reflexionó que "no hay limpieza, no hay obras, no hay avances”.


La contaminación un tema pendiente


La nube de polvillo y granza que permanentemente sobrevuela la zona aledaña al puerto, especialmente en la margen de Quequén, es materia de quejas por parte de los vecinos. Desde hace más de una década que se están elevando notas y pedidos a las autoridades municipales y provinciales, al Concejo Deliberante y organismos de control, sin respuestas positivas. 


Más allá de las problemáticas con las que conviven los vecinos, el puerto no se hace cargo. De más está decir que el silencio unánime está ligado a los intereses millonarios de los operadores que no siempre coinciden con las necesidades y requerimientos de los vecinos. Una especie de principado que toma todo lo que quiere (hasta el agua potable) y bajo la gestión del ultra K Jorge Alvaro, aporta más nada que poco a la hora de frenar esta problemática.

1 comentario:

  1. Jose María Martoccia3 de abril de 2022, 14:25

    Y encima tiene tan pocas ideas, que copió la utopía conque Rojas mintió para conseguir votos con la reconstrucción del puente Ezcurra

    ResponderEliminar