Express

[Cortitas] [bleft]

Política

[Politica][bsummary]

Caos en el tránsito vehicular en Necochea: alcohol, imprudencia, falta de políticas un combo letal




 Salir a la calle en Necochea se ha transformado de a poco en una misión suicida. Los continuos ataques de chorros, motochorros y otras yerbas sumado al descontrol en el tránsito, se han convertido en una trampa mortal para los vecinos.


En nuestra ciudad impera la ley del más fuerte, del más grande y del más rápido. Las normas de tránsito no se aplican a los conductores (desde una bicicleta a un camión con acoplado circulando en pleno centro) que suelen sacar lo peor de sí en las extrañas ocasiones que un inspector de tránsito labra una infracción. 


Cualquier conductor desprevenido debe sortear a los desaprensivos que cruzan semáforos en rojo, no se respeta la velocidad, ni la mano en las esquinas, vehículos detenidos en doble fila, motociclistas sin casco, ni luces, familias enteras en una moto (sin casco por supuesto) y las sendas peatonales son para los conductores necochenses unas rayitas decorativas en algunas calles céntricas. 


Los últimos meses del año han traído una seguidilla de accidentes de tránsito que se han cobrado la vida de jóvenes necochenses y en la mayoría de ellos el denominador común ha sido el alcohol. 



¿Que hace el municipio?

El  área de tránsito municipal fue junto con la de salud una de las más golpeadas durante la gestión de Facundo López, actual subdirector de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, lo que es un despropósito si de algo valen sus antecedentes. La llegada al gobierno de Arturo Rojas suponía el saneamiento y puesta a punto de un sector que requiere mayor atención por parte de los gobernantes, algo que no sucedió.


Si uno quiere saber lo que pasa en un área específica del municipio, nunca debe preguntarle al funcionario a cargo. Este le dirá que está todo en orden y recitará sin repetir y sin soplar los maravillosos cambios que impulsó su gestión, por lo que lo mejor es ir a las fuentes sin intermediarios: una charla con los trabajadores y una vuelta sorpresa pueden abrir los ojos de los interesados.


La información recabada da cuenta de que el área de tránsito tiene serias falencias que dificultan el eficaz desempeño de sus funciones. Sin ir muy lejos, esta semana faltó combustible para que los inspectores hagan sus recorridos habituales. 


El personal aún no ha recibido la ropa y calzado que debe entregar el municipio e implementos como handys, cascos e incluso la flota vehicular no se encuentran en las mejores condiciones, dejando a los trabajadores desprotegidos a la hora de desempeñar sus actividades.


A ocho meses del resonado caso del vecino que rompió los records mundiales de alcohol en sangre y las sospechas de mala calibración del alcoholímetro y la triste certeza de que los accidentes con víctimas fatales ocurridos en los últimos días se podrían haber evitado con controles estrictos y mayor concientización  solo se cuenta con un alcholímetro cuya antigüedad toda los 10 años.


Reconocen no obstante que la principal falla a la hora de pensar en el ordenamiento del tránsito en Necochea, se da en la ausencia de políticas de Estado que enfrenten a los innumerables problemas relacionados con el tránsito y con el transporte, apuntando a la búsqueda de más eficientes sistemas de gerenciamiento y de gestión municipal sobre la movilidad y una mayor concientización sobre la seguridad vial.


Una anécdota grafica las prioridades de los funcionarios del área; oportunamente un grupo de trabajadores de tránsito presentó un listado marcando las necesidades más urgentes entre las que se contaba la reparación y puesta a punto de vehículos de apoyo para el trabajo en la calle, sin embargo quien en ese momento era el funcionario a cargo, optó por plotear una camioneta.


Otra vez Mastropierro


Como algo excepcional el municipio anunció que desde el 1º de diciembre pasado, personal municipal contaría con la ayuda del Grupo de Apoyo Departamental durante la temporada en 91 y 2 y otros puntos neurálgicos, con el fin de ordenar el tránsito, evitar que se realicen picadas y minimizar siniestros viales, aunque en la práctica más allá de un par de operativos para la foto esto no se cumple.


Los inspectores de tránsito municipal no están capacitados, ni es su función la acción de policia. Ante una sospecha de conductores en estado de ebriedad, no pueden bajarlo del vehículo ni obligarlo a realizar un test de alcoholemia. Esa es función de la policía que brilla por su ausencia dejando al personal municipal a merced de conductores borrachos y potencialmente violentos.


Ley de alcohol Cero


"En casa de herrero, cuchillo de palo" dice el saber popular, y en la tierra de una de las máximas autoridades de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, solo hay un alcoholímetro para hacer frente a la temporada de verano. 


Recientemente el Congreso provincial convirtió en Ley la iniciativa de Alcohol Cero al volante impulsada por el ministro de Transporte Jorge D’Onofrio. La legislación ahora se encuentra en trámite de promulgación, y será oficializada en el Boletín Oficial en los próximos días.


La ley de tolerancia cero de alcohol en sangre para los conductores de vehículos elimina el grado permitido de 500 miligramos de alcohol por litro de sangre permitido hasta el momento por la Ley 13.927 del Código de Tránsito y prevé multas, arresto, retención de la licencia e inhabilitación para quienes la incumplan.


En la letra suena excelente, en la práctica, en localidades como Necochea que  no pueden realizar los controles habituales por falta de implementos es una realidad ajena a sus posibilidades.




No hay comentarios: