Express

[Cortitas] [bleft]

Política

[Politica][bsummary]

Entre aumentos y maltratos el vecino de Necochea le pone onda al verano




A medida que la euforia mundialista se va aplacando y se terminaron las sobras de la mesa navideña, la real realidad golpea con fuerza la cara (y sobre todo el bolsillo) del trabajador. Los aumentos aprobados por el Concejo Deliberante impactan fuerte en la economía familiar.

A partir del 1 de enero entró en vigencia el aumento del boleto plano de transporte público pasando a ser sin discusión el boleto más caro de la provincia de Buenos Aires y el servicio más deficiente. Las empresas impusieron un boleto de 125 pesos, una carga difícil de solventar para las familias trabajadoras.

La mala calidad en el servicio se siente incluso antes de subir a las unidades mugrientas y desconchadas. La única opción de pago del boleto es la tarjeta SUBE y sin embargo en determinados momentos es una tarea titánica encontrar centros de carga (en especial que no cobren un plus que va desde los 10 a 50 pesos para hacerlo) y más complicado aún es reemplazar el plástico.

Las Organizaciones Sociales de Necochea-Quequén emitieron un comunicado de prensa desnudando las dificultades que se generan al "ciudadano de a pie" cuando las políticas no lo contemplan. 

Un punto de suma importancia que plantearon, fue el vencimiento del descuento que reciben los trabajadores (boleto obrero) que provoca un incremento inesperado, además de la pérdida de tiempo que implica  dirigirse a la oficina de SUBE para reactivarlo.

Las organizaciones dieron voz a un planteo que se hacen a menudo los vecinos de Necochea acerca d el mal funcionamiento de la Dirección de Transporte Municipal que, según expusieron "parece más ocupada en complacer a la empresa que en encargarse de controlar y garantizar accesos. Le proponemos nuevamente que invierta tiempo y ganas en informar a la población usuaria del transporte público, no solo el aumento, sino cómo se deben gestionar los beneficios".

"Otro verano en el cual tampoco existen nuevas terminales en la zona balnearia, donde claramente el afluente de turistas, trabajadores y vecinos de la ciudad aumenta. No solo es un martirio conseguir un lugar donde cargar la SUBE, sino que es imposible encontrar una terminal para poder efectivizar la carga" es otro de los problemas que se enfrentan los vecinos a la hora de utilizar el transporte público.


Los jubilados: el último orejón del tarro


El año nuevo trajo la materialización de los aumentos propuestos por el gobierno de Arturo Rojas y avalados por el Concejo Deliberante y la muchachada política se olvida que el vecino "común" no tuvo la suerte de Guillermo Martinez, el "capo" de la basura a quien Papá Noel le trajo el reconocimiento de una deuda por 100 millones de pesos aunque haya incumplido con el contrato firmado con la municipalidad y eso signifique que haya hipotecado la salud de varias generaciones de necochenses que sufrirán las secuelas de la contaminación del aire, el suelo y las napas de agua del predio usurpado donde Relisa tira la basura.


Las tasas municipales llegan con un fuerte aumento. Vale recordar que finalizando el 2022, por mayoría el Concejo Deliberante aprobó un incremento promedio del 75 por ciento en las tasas municipales para el próximo año. Como para que nadie chille demasiado, el Concejal Bartolomé Zubillaga, la voz cantante de Nueva Necochea a la hora de explicar porque 2+2 es cinco, le sacó presión al asunto diciendo que en definitiva “serían $119 por día por seis servicios”.


Además se confirmó que los contribuyentes de menores recursos pagarán en promedio 3.700 pesos mientras que la mayoría no abonará más de 5.000.


No es la primera vez que antes de rompernos el hoyo con aumentos insostenibles para el bolsillo,  se argumenta que los jubilados serán eximidos del pago de tasas municipales lo que es una gran verdad a medias por no decir mentira.


Desde este medio realizamos el recorrido que debe hacer un jubilado para poder acceder al "beneficio". En primer lugar nos comunicamos al 147 para pedir información, se nos derivó al área de ingresos públicos en la que nos atendió una empleada cuya cara de traste se dejaba ver a través del teléfono.


Aquí se nos comunica que se debe retirar personalmente un formulario para pedir el beneficio que recién entrará en vigencia en 2024 y se evaluará que porcentaje de descuento se otorgará en cada caso ya que si tienen televisor, cable, computadora, internet y se los ve limpios y bien alimentados no se considera que sean dignos de la limosna municipal.


Hablando de jubilados...


A pesar de las denuncias públicas, de las quejas de jubilados y familiares, a las autoridades del PAMI Necochea no se les mueve el flequillo y los beneficiarios de la obra social siguen penando para conseguir un turno para la atención médica. Un turno para el médico de cabecera se consigue de acá a dos meses (con suerte).

Revisando la cartilla de prestadores en Necochea encontramos solo tres: el Hospital Emilio Ferreyra, el Irurzun de Quequén y la Clínica Cruz Azul que en general los rechaza y los manda con una estampilla en el traste al hospital. 

Los pocos profesionales del ámbito privado que atiende a los afiliados de PAMI otorgan turnos con demora de varios meses y acceder a un estudio de alta complejidad es imposible, salvo que se cuente con el dinero contante y sonante para pagarlo (eso si, en negro, sin factura ni comprobante).

Los afiliados, sin importar su edad ni condición, son derivados a Mar del Plata, Tandil, Pinamar o Miramar. Necochea no les brinda atención médica y para toda emergencia  y/o consulta solo cuentan con el saturado sistema de salud pública municipal. 

     














No hay comentarios: