[General][bsummary]
[Cortitas] [bleft]
[Politica][bsummary]

La carrera electoral al rojo vivo: nadie saca los pies del plato









La política necochense entró en modo campaña. Los discursos van tomando un tinte marketinero expresando lo que creen que la gente quiere escuchar, lo que suponen se devela tras una mirada rápida a las redes sociales o a visitas en territorio amigo disfrazado de visitas a los barrios. 

"Los barrios", "los vecinos" palabras que adquieren un cariz difuso, que pierden el sentido de realidad tangente cuando se repiten hasta el hartazgo en boca de quienes quieren convencer de que son merecedores de un voto, de la decisión soberana de la gente.


Arturo Rojas en la mira de la oposición:


Arturo Rojas es una vez más el nombre a vencer.  El jefe comunal apuesta a la reelección acompañado por el mismo equipo que viene transitando la gestión durante los últimos cuatro años. 

Rojas basa su candidatura en su gestión al frente del municipio, donde destaca obras públicas, mejoras en los servicios y programas sociales. La generación de empleo y el acompañamiento a los emprendedores locales ha sido un punto fundamental de la administración del vecinalista.

Rojas confía en el respaldo de los vecinos que lo eligieron en 2019 y refrendaron su gestión en el 2021 con un triunfo contundente pero también sabe que tendrá que ampliar su base electoral y sumar aliados para enfrentar a una oposición que se muestra dispersa y sumida en graves conflictos internos pero decidida a recuperar el gobierno local.


Meta palo y a la bolsa:


La oposición necochense está más enfrascada en resolver sus propios conflictos internos que en presentar un plan de gobierno coherente y alternativo acorde a los desafíos que presenta la gestión municipal. 


El radicalismo eligió candidato en una asamblea de la que participó poco más del 5 por ciento del padrón de afiliados. Damián Unibaso es el precandidato oficial de los boina blanca, pero no el único.

Walter Bravo, el nuevo delfín de Alberto Esnaola, no se animó a enfrentarse a la decisión de los afiliados y se coló en las PASO alegando que la asamblea convocada por la mayoría de los plenaristas presentes el pasado 5 de junio no cumplía con la reglamentación partidaria. 


La lucha de egos entre los principales actores del frente es evidente. Cada uno busca imponer su visión y su candidato preferido, sin tomar en cuenta el bienestar del partido ni los intereses de la ciudadanía. Esta rivalidad interna ha generado divisiones y desconfianza, lo que se traduce en una imagen fracturada y poco atractiva para los votantes que ven en las acciones de la oposición local muy poco interés por resolver las problemáticas del distrito.



Por otro lado aparecen María Eugenia Vallota, Hernán Trigo Gutierrez, Martín Orlando, Martín Migueles, Marcela Fernandez Palma con su candidato, Maximiliano Delfino y trasca éramos pocos apareció de la nada Jerónimo Aguirre reclamando pista.


Se sabe que los teléfonos están al rojo vivo intentando cerrar alianzas en las que nadie quiere resignar posiciones. Por el momento la tropa amarilla está un tanto desconcertada por un rumor que ha circulado en las últimas semanas de que la Junta Electoral partidaria no daría el OK al aluvión de listas que se presentarían. 


Todo surge de una información que da cuenta de que  Eugenia Vallota, recibió el beneficio del "dedazo" de Cristian Ritondo. Tras quedar prácticamente sin chances de competir por la gobernación, el exministro de Seguridad puso como una de varias condiciones para que Diego Santili o Néstor Grindetti reciban su favor que algunos de sus referentes sean quienes encabecen las listas locales y entre los elegidos se encuentra la necochense Eugenia Vallota. 


La promesa realizada por Ritondo a su tropa tras quedar afuera y acusar el golpe, fue intentar salvar los trapos, por lo que vende caro su apoyo en las PASO y más allá de los beneficios que consiga para si mismo y sus laderos, pretende imponer los candidatos en al menos 20 municipios bonaerenses.


Por otra parte el Frente de Todos o Unión por la Patria no cuenta con un panorama diferente. Aunque declaman por la unidad partidaria cada agrupación que integra el frente kirchnerista, al igual que en el Antón Pirulero, atiende su juego.


En el acuerdo de cúpula entre el massismo y La Cámpora, el ganador siempre fue el ex intendente Facundo López que impuso a sus candidatos en detrimento del resto del frente que ha bancado la parada desde la derrota del 2015 esperando su momento, pero en esta oportunidad en la obediencia partidaria se estarían abriendo grietas y nadie quiere sacar los pies del plato.


Mauro Velazquez, Marcelo Rivero, Luciano Lescano, Andrea Cáceres (que últimamente adoptó una pose de estar más allá del bien y del mal) y Marcelo Ordoqui se anotaron en la carrera electoral y aunque aún falta para el cierre de listas, hasta el momento no hay nada escrito pero todo muestra que el kirchnerismo local dirimiría sus diferencias en las PASO y a cara de perro.



No hay comentarios: